Cambiando el hábito de quejarnos. Un ejemplo de éxito

41813_154564034146_3199_n.jpgEn varios post anteriores, me he referido al uso de la atención para el cambio de hábitos, y como este cambio de hábitos nos hace observadores distintos de la realidad, un cambio de observador que nos permite ser más felices.

Me llega a través de la red un buen ejemplo de estas posibilidades, esta vez un cambio de hábitos que dura un mínimo teórico de 24 días, que en este caso ese mínimo fue de cinco meses, y referido nada menos que al hábito de quejarnos.

Les copio a continuación la invitación que me llega

 

En Julio del 2006 Will Bowen propuso a su
comunidad "El reto de los 21 días" con el propósito
de ayudar a eliminar cualquier rastro de queja o
lamento y sus nocivas consecuencias para el
individuo.
Su propuesta fue muy simple: “Te colocas una
pulsera morada con la leyenda UN MUNDO SIN
QUEJAS y lo mantienes durante 21 días sin emitir
ningún tipo de queja o crítica”; así sea "me duele
la cabeza" o "nada me está saliendo bien".
Si durante este periodo emites algún lamento,
debes cambiar la pulsera de muñeca y volver a empezar. La mayoría de los participantes
logró superar este reto, pero les tomó un mínimo de 5 meses, un tiempo que evidencia la
presencia de la cultura de la queja en nuestras vidas.
Si algo no te gusta, cámbialo. Si no puedes hacerlo, cambia tu actitud. No te quejes.
Cambia la forma de ver las cosas, y las cosas cambiarán de forma.
Un reto que cambiará tu vida y la de tus semejantes
Ahora te estamos proponiendo asumir este reto de 21 días sin quejas, sin críticas y sin
chismes... si lo logras, habrás hecho de tu vida un paraíso sin enfermedades. Tendrás
mejor ánimo, menos dolores, relaciones más favorables, mayor autoestima, etc. Serás una
persona más feliz y armoniosa.
¿Crees que puedes aceptar el reto?
Seis millones de personas ya lo han logrado desde 2006 cuando Will Bowen lanzó esta
campaña en EEUU. Cada día se suman más personas para lograr un mundo mejor.
México ya tiene una organización para apoyar "Un mundo sin quejas"
Muchas personas decían que no se quejaban demasiado, pero con el ejercicio se dieron
cuenta que lo hacían unas 20 veces en promedio al día.
Quejarnos se ha convertido en una Pandemia
¿Has notado que siempre hay algo de qué quejarse? El clima, el tránsito, la inseguridad
en las calles, las mentiras de los políticos, la salud, el dinero que no alcanza, etc., etc. Lo
único que ganamos con la QUEJA es sentirnos peor.
"Cuando criticamos, nos quejamos o juzgamos, estamos emitiendo una energía
discordante. Esta energía, por la Ley de Atracción, será devuelta a nosotros pero
multiplicada. Esto alimenta aquello de lo que nos quejamos y lo hacemos más grande"
Con la queja te conectas con campos de baja energía que te debilitan, te hacen vulnerable
a enfermedades, conflictos sociales y carencias. Por el contrario si hablas de GRATITUD
te conectas a campos de ALTA energía, en los niveles donde se desarrolla el poder
personal.
Nuestra propuesta es simple:
ABANDONAS LA QUEJA Y, TE LENAS DE GRATITUD.
... así que mantén una observación especial de tus pensamientos y palabras y cada vez
que te descubras quejándote, expresa un agradecimiento a la vida, al trabajo, a la salud...
o a cualquier cosa que puedas agradecer de corazón... siempre tendrás algo para
agradecer. Cada vez que emitas una queja tendrás que volver a empezar la cuenta de los
días desde uno.
Pensar una queja o crítica y no la digo, ¿También cuenta?
Por suerte NO. Sólo las palabras que salen de tu boca son las que cuentan en este caso.
Quienes lo han logrado reconocen que no es para nada fácil, pero después de las tres
semanas, o más, que tardes en lograr la meta, dejas inclusive de criticar con la mente.
¡ Adelante !. Acepta el reto... demuéstrate que SI puedes, y vive la GRATITUD como una
experiencia que se "siente"... y asciende a un mayor nivel de conciencia y despertar,
donde el panorama de la vida será más amplio y amable contigo.
No hace falta que te pongas una pulsera morada, utiliza una piedra en el bolsillo o algo
sencillo. Lo importante es aprender a darnos cuenta que a veces nos quejamos. No hay
que darle fuerza a esto, simplemente cambias la pulsera de brazo y YA. Lo importante es
darnos cuenta, no culparnos. Y a comenzar de nuevo hasta llegar a los 21 días.
¿Por qué 21 días?
Los científicos dicen que toma 21 días crear un hábito. Nos tomará 21 días dejar el hábito
de la queja y formar el nuevo habito de la GRATITUD.
"Quejarse no debe confundirse con la crítica constructiva a través de la cual le haces
saber a alguien que ha cometido un error o que tiene alguna deficiencia de modo tal que
pueda mejorar. Y abstenerse de quejarse no necesariamente significa soportar malas
conductas o actitudes. No hay nada de malo en decirle al camarero que tu sopa está fría y
que necesita ser calentada; si te ciñes a los hechos, que son siempre neutrales. -¿Cómo
te atreves a darme la sopa fría?- Eso es quejarse".

En Julio del 2006 Will Bowen propuso a su comunidad "El reto de los 21 días" con el propósito de ayudar a eliminar cualquier rastro de queja o lamento y sus nocivas consecuencias para el individuo.

Su propuesta fue muy simple: “Te colocas una pulsera morada con la leyenda UN MUNDO SIN QUEJAS y lo mantienes durante 21 días sin emitir ningún tipo de queja o crítica”; así sea "me duele la cabeza" o "nada me está saliendo bien".

Si durante este periodo emites algún lamento,debes cambiar la pulsera de muñeca y volver a empezar. La mayoría de los participantes logró superar este reto, pero les tomó un mínimo de 5 meses, un tiempo que evidencia la presencia de la cultura de la queja en nuestras vidas.

Si algo no te gusta, cámbialo. Si no puedes hacerlo, cambia tu actitud. No te quejes.Cambia la forma de ver las cosas, y las cosas cambiarán de forma.

Un reto que cambiará tu vida y la de tus semejantesAhora te estamos proponiendo asumir este reto de 21 días sin quejas, sin críticas y sin chismes... si lo logras, habrás hecho de tu vida un paraíso sin enfermedades.

Tendrás mejor ánimo, menos dolores, relaciones más favorables, mayor autoestima, etc. Serás una persona más feliz y armoniosa.¿Crees que puedes aceptar el reto? Seis millones de personas ya lo han logrado desde 2006 cuando Will Bowen lanzó esta campaña en EEUU. Cada día se suman más personas para lograr un mundo mejor.

México ya tiene una organización para apoyar "Un mundo sin quejas"Muchas personas decían que no se quejaban demasiado, pero con el ejercicio se dieron cuenta que lo hacían unas 20 veces en promedio al día.Quejarnos se ha convertido en una Pandemia ¿Has notado que siempre hay algo de qué quejarse? El clima, el tránsito, la inseguridaden las calles, las mentiras de los políticos, la salud, el dinero que no alcanza, etc., etc.

Lo único que ganamos con la QUEJA es sentirnos peor."Cuando criticamos, nos quejamos o juzgamos, estamos emitiendo una energía discordante. Esta energía, por la Ley de Atracción, será devuelta a nosotros pero multiplicada. Esto alimenta aquello de lo que nos quejamos y lo hacemos más grande"Con la queja te conectas con campos de baja energía que te debilitan, te hacen vulnerable a enfermedades, conflictos sociales y carencias.

Por el contrario si hablas de GRATITUD te conectas a campos de ALTA energía, en los niveles donde se desarrolla el poder personal.Nuestra propuesta es simple:ABANDONAS LA QUEJA Y, TE LENAS DE GRATITUD.... así que mantén una observación especial de tus pensamientos y palabras y cada vez que te descubras quejándote, expresa un agradecimiento a la vida, al trabajo, a la salud...o a cualquier cosa que puedas agradecer de corazón... siempre tendrás algo para agradecer.

Cada vez que emitas una queja tendrás que volver a empezar la cuenta de los días desde uno.Pensar una queja o crítica y no la digo, ¿También cuenta? Por suerte NO. Sólo las palabras que salen de tu boca son las que cuentan en este caso.Quienes lo han logrado reconocen que no es para nada fácil, pero después de las tres semanas, o más, que tardes en lograr la meta, dejas inclusive de criticar con la mente.¡ Adelante !. Acepta el reto... demuéstrate que SI puedes, y vive la GRATITUD como una experiencia que se "siente"... y asciende a un mayor nivel de conciencia y despertar,donde el panorama de la vida será más amplio y amable contigo.

No hace falta que te pongas una pulsera morada, utiliza una piedra en el bolsillo o algo sencillo. Lo importante es aprender a darnos cuenta que a veces nos quejamos. No hay que darle fuerza a esto, simplemente cambias la pulsera de brazo y YA. Lo importante es darnos cuenta, no culparnos. Y a comenzar de nuevo hasta llegar a los 21 días.¿Por qué 21 días?Los científicos dicen que toma 21 días crear un hábito. Nos tomará 21 días dejar el hábitode la queja y formar el nuevo habito de la GRATITUD.

"Quejarse no debe confundirse con la crítica constructiva a través de la cual le haces saber a alguien que ha cometido un error o que tiene alguna deficiencia de modo tal que pueda mejorar. Y abstenerse de quejarse no necesariamente significa soportar malas conductas o actitudes. No hay nada de malo en decirle al camarero que tu sopa está fría y que necesita ser calentada; si te ciñes a los hechos, que son siempre neutrales. -¿Cómote atreves a darme la sopa fría?- Eso es quejarse".

 

Una gran invitación que nos permite cambiar los hábitos que no nos gustan mediante el manejo de la atención


|

Comentarios

Gracias por esta nota, cabe bien en estos momentos en los que como meta del 2011 me propuse transformar mi vida en un año que he llamado, el año de la transformación.

Adelante con el reto, comienzo al amanecer del viernes 21 de enero, a ver cuanto le duro y sin desistir

Responder

Excelente articulo, sin dudas vale la pena leerlo, reflexionar y por supuesto adoptar el habito de no quejarnos. Agregaria la importancia de agradecer todo lo que tenemos a nuestro alcance.

Un abrazo y gracias por compartirlo.

 

Jorge Spinetta

Buenos Aires, Argentina

Responder

EXCELENTE ARTICULO, MUY MOTIVADOR¡  LAS QUEJAS ROBAN NUESTRO TIEMPO VALIOSO Y NUESTRA PAZ, CONTAGIAMOS AL VECINO O COMPAÑERO DE TRABAJO DE PESIMISMO OBSTACULIZANDO EL LOGRO DE RESULTADOS.

 

Responder

Quejarse es declarar una incomodidad, malestar o dolor, esto sirve para indicar que estamos recibiendo algún tipo de agresión física, moral o psicológica, sin estas pequeñas demostraciones cotidianas circunstancialmente inferiores serían abusadas frecuentemente.

No me parece una buena idea.

Responder

Tendriamos que tener muy buena nota, si cada uno de nosotros hicieramos esto en lugar de esperar a que nos solucionaran los problemas desde las grandes alturas

Responder

excelente articulo, anhelaba leer hoy algo asi, esto solo me confirma que voy por buen camino; gracias padre que me has oido y contestado mi oracion y pones todo lo que necesito a mi dispocicion.

Responder

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar