Lealtad. Un valor deseado entre las personas y hacia la organización

lealtad

Una de los valores más apreciados en las organizaciones es la lealtad y al mismo tiempo uno de los reclamos más habituales es la falta a la lealtad. Y los reclamos sobre lealtad están impregnados de dolor, o de mucha rabia, la sensación que la falta ha sido muy grave.

Y cuando en sesiones de coach, intentamos ver a que asociamos lealtad, no surgen fácilmente asociaciones a lealtad, pero si a la falta de lealtad. Expresiones como traición, relación pérdida, faltó a una deuda, etc.,

Nos lleva a la sensación de que la persona faltó a una promesa, a una promesa tan obvia que no es explicita, a una promesa que tiene que ver con la pertenencia a un grupo, a una promesa de cuidarme, nos habla de una promesa que se parece a un pacto de sangre, de algo que va mas allá de un contrato de trabajo

Y cuando exploramos que tipo de promesa es, nos encontramos expresiones ligadas a la identidad de la persona, a su honra.

Y cuando exploramos con quién no fue leal, encontramos personas, grupos, y entre las personas, usualmente es una expresión que usan más los jefes que los subordinados, podemos entenderlo en la medida que los jefes simbolizan la organización y defienden la identidad, la honra.

En base a lo anterior, podemos reconstituir la promesa, una primera versión nos indica

-No hablar mal de mí, de la organización -No hacer nada que me, nos, pueda perjudicar

Y estas aparecen como promesas muy genéricas, difíciles y eventualmente inconvenientes de cumplir.

Podemos ver que surge una posible contradicción entre la lealtad hacia la persona y hacia la institución, puedo hablar mal, o perjudicar a una persona siendo leal a la organización cuando muestro un mal procedimiento, o puedo ser desleal a la organización hablando mal de ella, para ser leal con un empleado que ha sido castigado.

Una concepción chata de la lealtad, nos lleva a generar mediocridad compartida en la organización, donde predomina un cinismo corrosivo.

Esto nos lleva a generar una nueva versión posible de lealtad, en que la promesa es no algo genérico, sino que se refiere al cuidado de la identidad de la persona o de la organización, y para compatibilizar la lealtad hacia la persona y hacia la organización, agregamos no decir nada negativo sin conversarlo primero con la persona afectada.

Lealtad: Compromiso de no hablar en términos que puedan dañar la identidad de un miembro del equipo, sin haberlo conversado previamente con él.

Y desde ahí, resulta simple identificar las acciones que nos permiten cuidar la imagen pública, la identidad. No hablar de nuestros compañeros de trabajo en términos que puedan dañar su imagen en forma tal que interfieran con su trabajo o con la identidad que la persona quiera construir, sin previamente haber compartido nuestros juicios con él o ella. En una organización, la costumbre del pelambre es por tanto, un grave atentado contra la lealtad.

Así, cuando tenemos un juicio negativo de las acciones de una persona que es parte de nuestro equipo, cuando estimamos que su accionar daña o puede dañar la identidad del equipo, decirlo daña su imagen, no decirlo evita que puedan tomarse las acciones correctivas y dañar la imagen del equipo. Decirlo al interesado primero, es una forma de ser leal a la organización dando la oportunidad de confirmar o cambiar nuestros juicios

Y esta interpretación nos permite una acción adicional, cuando escuchamos que se habla negativamente de una persona del equipo, preguntarle a la persona que lo hace, si ya lo habló directamente con el interesado.

En esta interpretación, ponemos la lealtad hacia la organización, y hacia el proyecto común, como parte de algo útil para todos los que conforman la organización, esto aparece por sobre la visión de corto plazo que ve en la lealtad a la persona, como la única lealtad. Este último caso, es posible precisamente donde la necesidad básica de sobrevivir puede ser la única motivación de mi conducta.

Al cuidar la identidad de las personas, el cuidar la identidad de los jefes es una parte importante de la lealtad hacia el equipo, hacia la organización. Los jefes, nos guste o no son la cara visible de la organización y perjudicar su identidad, perjudica a la organización. Una forma de ser leal a los jefes, es mostrándoles aspectos que a nuestro juicio perjudican nuestro accionar.

Para que haya lealtad hacia la organización, es importante preguntarse por la identidad que se quiere construir como equipo. Usualmente cuando se construye como equipo, es la de un equipo ganador, capaz de hacer las cosas con excelencia, con cero error, con innovación, con calidez, al servicio de sus clientes.

Desde ahí, podemos ser leales exigiendo cumplimiento, ya que en la medida que no se cumple, se perjudica nuestra identidad, la persona que incumple no es leal con nosotros. Exigir esto requiere coraje, el coraje de poner estos temas sobre la mesa.

Podemos construir lealtad organizacional, la queremos y resulta muy útil.

|

Comentarios

Como siempre muy revelador, mil gracias.
Responder
[...] En un post anterior, me refería a la lealtad al interior de la empresa, y hacia la empresa [...]
Responder



el articulo me parece atingente para poner en practica la lealtad al interior de las organizaciones. hoy en dia es frecuente encontrar distorciones en las comunicaciones, el aspecto competitivo impuesto en nuestra sociedad, el fantasma de la individualidad, las motivaciones, todo de alguna manera influye en los rendimientos y afecta el vinculo entre los componentes del sistema organizacional. Lo que perdura y hace solida una organizacion son sus valores, en este caso la lealtad hacia el grupo y alos principios que los rigen.

Responder


me parese que es un tema muy especial para empesar el mes
Responder


la lealtad es un don, mas bien es un valor que debemos poseer todos y demostrarlo durante el diario vivir a todas las personas que lo merecen, sobretodo a los que mas quieres.

debes ser leal ante todo y todos, para que asi se den cuenta de lo mucho que eso vale.

ser leal significa estar en todo, en las buenas y en las malas con la persona que quieres.

ser leal es ser el mejor amigo y confidente de la persona que asegura ser tu amigo.

significa que estaras siempre con el . no dejaras que lo humillen, ni mucho menos faltarle el respeto, porque como le eres leal,debes defenderlo y no hacer malos comentarios hacerca de el, ni mucho menos dejarlo solo en los momentos que mas te necesite...

eso es lesltad,una verdadera amistad.

 



Responder

Este tema la Lealtad: ahora más que nunca esto es elgo que los corporativos deebn tomar en cuenta. Si no existe la lealtad de los involucrados en una Organización, desde ahí esta mal la relación empresa-persona ya que esto es el vinculo que hace que las cosas funcionen y funcionen bien y más en estos momentos de crisis financiera, las personas deben sentir esa leltad reciproca y debe ser tomada muy en serio. De aquí se generar la riqueza y tal ves sea el único Valor para mantener estable y rentable una Empresa.

Saludos.

Responder

amr y respetar siempre tenerlo en el corazon

Responder

si un jefe exige lealtad pero sus actuaciones son malas que perjudican  a la organizacion y a la persona que se le exige lealtad, hay que mirar desde otro punto de vista hasta que punto se debe ser leal a la persona o a la institucion.

Responder

Estimado Raúl;

 

Espero que mi comentario no sea muy tardío en relacion a la fecha que publicaste el tema de la Lealtad.

 

A la recosntruccion de la definición "Lealtad: Compromiso de no hablar en términos que puedan dañar la identidad de un miembro del equipo, sin haberlo conversado previamente con él", agregar que el hablar tambien constituye acción, y esta acción constituye ser.

Entonces podemos mirar la definicion de lealtad como no solamente como el "compromiso de no hablar en términos que puedan dañar la identidad...", sino tambien como el compromiso de no generar las acciones que puedan dañar dicha identidad. Es decir que el comportamiento sea consistente con la identidad hacia las personas, equipos, organización. 

 

Carlos Maturana

 

Responder

La lealtad como valor, entiendo es una postura ante la vida, hacia nuestro entorno. Bien ejercida es uno de los valores que dignifican a la persona. Por supuesto que no es absoluto y tiene sus limites. Es un valor biunivoco, que exige correspondencia ascendente y descendente, lateral. Entiendo es un contrato psicológico, que puede llegar a romperse cuando una de las partes ha sido objeto de un acto desleal o injusto, de lo contrario, estariamos frente a un sometimiento más que en el ejercicio del valor lealtad. Tambien cuando establecemos o asumimos el valor de la lealtad frente a organizaciones o personas que tienen determinados objetivos, valores, ideologias, cualidades a las cuales adherimos, cuando estas renuncian, reniegan, transforman o dejan de lado los objetivos originales, valores, ideologias, sin un concenso previo, entiendo que debe revisarse la conducta leal, de lo contrario,  estariamos en una actitud obsecuencia-connivencia,  mas que de lealtad. 

Responder

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar