La integración de las características masculinas y femeninas en nosotros

En el Centro Shambhala de meditación, asisto a un taller destinado a explorar las enseñanzas sobre los principios masculino y femenino que nos aporta el budismo tibetano, dirigido por Alice y Richard Haspray.

Nos indican que todos tenemos esas posibilidades dinámicas en nuestro interior. Nos exponen en una interesante reflexión sobre la tendencia cultural a enfatizar la organización y la potencia tangible del principio masculino, y como tenemos dificultades para cultivar el paisaje interno e intangible de apertura y visión del principio femenino.

Nos indican, que cuando ambos principios están desbalanceados, perdemos la energía vital, la fortaleza, y nuestras familias, organizaciones, y la sociedad se torna disfuncional y pagan las consecuencias. En una sala vemos lo que contiene la sala, el principio masculino, pero no vemos la sala que los contiene, el principio femenino.

Nos conducen mediante reflexión y ejercicios a identificar estos principios en nosotros e indican que cuando estos caracteres están presentes en forma desbalanceada, se produce la neurosis ¿identifica alguna neurosis producto de este desequlibrio?

Posteriormente lo asimila a los principios chinos del Ying y el Yang, cuya sabiduría nuevamente nos muestra la necesidad de equilibrarlos. Enfatizamos que si en cualquiera de nosotros, prevalecía en forma fuerte, un lado sobre el otro, generabamos el desequilibro

Una interesante conversación se dio después en torno a usar el nombre de femenino masculino para estas características, en que Alice enfatizaba que no lo asociáramos a genero, ya que tanto en hombres como mujeres están potencialmente presentes ambas, y las dificultades surgen en la falta de equilibrio, en el predominio de uno u otra característica, sin que la otra esté presente, al observar y actuar en el mundo.

Richard, nos condujo, mediante ejercicios de mirar a través de lentes rojos y azules, a experimentar, los efectos físicos y emocionales que se producen cuando miramos el mundo desde un filtro u otro.

Me parece que el esquema es semejante al que indica Carmen Cordero, donde clasifica a las personas en relacionales, lo que importa es la relación, y en motrices, lo que importa es la acción. (dejamos para otro post, la tercera parte, los explicativos)

Carmen reconoce e identifica características físicas reconocibles de ambos tipos, asociados al tipo de musculatura, lo que le permite desarrollar ejercicios, esta vez físicos, para generar la plasticidad emocional que nos permite ver el mundo con mas de un flitro.

Integrar los principios femeninos y masculinos en nuestra forma de mirar y actuar en el mundo, nos posibilita mayor energía y espacio, sabiduría y habilidad, gentileza y valentía. Gracias Alice, Gracias Richard

|

Comentarios

Hola Raúl, creo que esa asociación que hacemos de los aspectos que mencionas como "femeninos" o masculinos" es por una forma que tiene la mente de "concretizar" los aspectos más sutiles de nosotros como seres humanos, la necesidad de verlo hecho carne y también recoger el gusto por "etiquetar". El cómo etiquetamos, creo viene dado por nuestra cultura machista y no por nuestra escencia como personas (que somos integrales, totales, hombres y mujeres), en donde el hombre es el fuerte, el que no llora, el objetivo, etc. Este ha sido el rol que el hombre ha venido "cumpliendo" históricamente, así como la mujer es la emocional, la enrollada, la histérica, culturalmente hablando. El taller del que cuentas es una muestra de que esta forma de pensamiento está siendo cuestionado y que vienen nuevos paradigmas que rompen con los ya viejos y obsoletos y te agradezco que lo compartas. Yo he observado cambios, en hombres que muestran mayor sensibilidad, emotividad (involucramiento con los hijos, la familia, por ejemplo) y en mujeres que han demostrado que pueden ser líderes, inteligentes y capaces de ser concretas y obtener resultados y siento que, a pesar de todo lo que falta, las "vergüenzas" o miedos que sobrepasar, vamos por buen camino y un ejemplo es lo que tú nos compartes. Gracias Raúl Cariños Paola
Responder
Hola Raúl, soy Kike el de Inmerco con su nuevo emplazamiento en tierras centro europeas. Me surge una duda al respecto en este tema, si aunamos en la misma persona el equilibrio en cada aspecto que mencionas ¿no cabe la posibilidad de una excesiva similitud entre individuos, dejando, así, de lado la diferenciación entre los racionales y pasionales, los reflexivos y los directos,...? Por otro lado creo firmemente en el equilibrio interno y la búsqueda de varias perspectivas para con nosotros mismos y los demás.
Responder
compartiendo la vida... una vez hace mucho fui a una ordenaciòn de un Pastor de una iglesia Bautista, a diferencia de la católica es la comunidad la que elige a su Pastor, él escogió para "el mensaje" a una mujer Pastor tambièn de Temuco, ella le habló sobre lo femenino, aclaró cuando lo decía que no era sobre las mujeres , sino sobre lo femenino que había en él, a lo cual él debía estar atento, conocer y querer, y tambièn valorar en los otros, nunca la olvidé, ni a ella, ni a èl ni a la comunidad, es otra mirada, más allá del horizonte o quizás más íntima, más cercana, que nos interpela y nos hace mirarnos y ser sujetos de nuestra historia, te agradezco el espacio, te agradezco la mirada.
Responder
Hola Raúl, Al leer tu post me acuerdo del libro en que se basó la presentación del Coco Legrand en el Festibal de Viña: "Viva la diferencia" de Pilar Sordo. Este libro trata precisamente a este tema...lo masculino y lo femenino presente en una misma persona y cómo debe haber un equilibrio entre las dos "personalidades". A mi me da mucha risa al darme cuenta que en muchas cosas soy más masculina que femenina. Cuando salimos de paseo, yo no voy pensando en dónde parar sino en llegar rápido al objetivo...Soy mucho mas racional que lo que una mujer normalmente es, lo cual "choca" a mi pololo que, por el contrario, es increiblemente emocional (es muy femenino en ese aspecto). En fin, me encanta este tema porque permite que desaparezcan los prejuicios del tipo: "obvio que es histérica...es mujer" o "es imposible que me entienda...es hombre"
Responder

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar