Una invitación a (disminuir) equilibrar la lectura con más sentir y más acción

libros.JPGA través del excelente blog de Marcelo Lasagna, Innovación y Creatividad, me encuentro con el video del profesor Japonés, Hiroshi Tasaka, que nos alerta contra la sociedad del conocimiento, indicándonos la preeminencia de la sabiduría sobre el conocimiento. El conocimiento, entendido como información, sobra, lo que nos falta es la sabiduría, la capacidad de poner lo que sabemos al servicio de lo que hacemos, incluso como indica, la sabiduría requiere ser colectiva, una habilidad de equipos

Y me encuentro con este dibujo de AutoLiniers que ilustra el peligro del exceso de conocimiento, un muñeco que se queda sin cuerpo, esto es sin capacidad de sentir, y sin cuerpo para la acción, generado por el exceso de lectura. Un explicativo puro como diría Carmen Cordero, en sus distinciones sobre las conducta humana, con dificultades para relacionarse, y para la acción.

Me viene el recuerdo de Encuentros con gente notable de Gurdieff, donde uno de los personajes notables, indica que enseñar a leer en forma masiva ha generado en las personas que hayan reemplazado sus propias sensaciones por la opinión de los otros, perdiendo su autorreferente, base de la intuición e incluso de la espiritualidad.

Personalmente me siento identificado, me gusta leer, mi biblioteca es uno de mis orgullos, y encima de mi velador tengo más de siete libros que esperan de mi lectura, y en mi computador tengo mucho material que revisaré "cuando tenga tiempo".

Algo he avanzado, he aprendido que ciertos libros sólo hay que ojearlos y con eso basta, y confiar más en lo que se, que en lo "debería ser", he aprendido que para la enseñanza es más importante generar la reflexión acerca de la experiencia que mostrar todo lo que se acerca de un tema, que después de un rato de reflexión es importante pasar a la acción.

Caminos que me ha costado identificar y empezar a transitar. Un aprendizaje a confiar más en mí mismo, soltar la ansiedad y la angustía por lo que no se,  y aunque suene arrogante, a confiar en mi sabiduría y lo que desde ella puedo aportar al resto.

Una invitación a sentir más,  leer menos y focalizando en aquello donde queremos aumentar nuestra capacidad de acción

 

 

 

|

Comentarios

Hola Raul,

 

Muy interesante tu reflexion. Para mi, lo que dice Varela aqui es central: http://www.a-i-a.com/galeria/index.html

La cognicion depende de nuestras experiencias sensori-motrices. Entonces el moverse en el entorno es accion y conocimiento. El elegir hacia y como nos movemos, sabiduria, Entonces, de acuerdo, equilibrar lectura y otras maneras de experimentar el entorno y activar nuestro cuerpo, que es lo fundamental que poseemos, ese organismo extraordinario, en interaccion social.

 

Saludos desde un Montreal con sol y con experiencias de danza sub-acuatica..:) 

 

 

Joel

Responder

buscaba una novela de Kundera recomendada por un amigo y encontré como un regalo un libro pequeñito y antiguo, un libro de Albert Camus que no conocía, escrito en la post guerra, publicaciones en su mayoría en un periódico de la época, lo he leído letra a letra, si se pudiera decir gota a gota, como un regalo de la vida, extrañaba tanto leer ..así como dices con lo sentimientos en el libro o en la vida...no sé...

te dejo mi abrazo...

 

te sigo leyendo!

 

Marión

Responder

Raúl!

estoy totalmente de acuerdo con esto.....  es una locura, de chica no fui muy lectora pero ahora me he dado cuenta la importancia y el gozo que te da, y me he puesto bien lectora. uno de mis mayores gozos es ir a una librería y como tú, tengo varios títulos en el velador. sin embargo, es tremendo mi desánimo cuando trato a veces de recordar lo que leí, dónde lo leí, el autor, el dato... me quedo en lo pequeño de la lectura. puede ser por deformación, porque quiero 'asirlo' todo, tenerlo dentro de mi mente, en vez de sentir que eso en conjunto, con el tiempo y la experiencia irá forjando 'algo' en mí, más allá de los datos de sabiondo (cosa que nunca podría llegar a ser porque tengo muy mala memoria).

en fin, creo que un buen ejercicio es la lectura continua de El Principito. un libro que tiene distintos niveles, hacia arriba y abajo, un lado y otro, rincones del corazón y la cabeza... pero finalmente un libro que no es más que sabiduría. que nos transforma, no conozco nadie que no se haya transformado con la lectura de este libro. sin embargo al hacerlo yo, me quedé en el dato, no me impresionó.. en fin! no sé qué pasó, pero sí me noté que mi actitud hacia el libro era la incorrecta. por eso sigo en el ejercicio (y gozo quizás) de leerlo.

un abrazo, Fran.

Responder

Gracias por tu reflexión Raúl. Me integro a tus lectores.

Cuanto sentido encontré en lo que escribiste y hasta un grado de alivio sentí al leer que te pasa con los libros lo mismo que a mi. Amo los libros, son parte de mi y yo a la vez. Alguna vez le dije a alguien, puedes conocerme a través de mis libros, a través de los libros que mas he leído, y también de los que mas he anotado. Porque yo soy de los que escribe notas en los libros, como para dejar huella por donde he transitado y que he pensado.

Y si, también me ha pasado que la energía del libro se me traspasa con solo tenerlo en mis manos, o con solo olerlo y hojearlo con lectura rápida. Pareciera que una energía potenciara mis juicios en ese momento y las ideas se formaran mas fundamentadas.

Y después a la acción con equilibrio. Paro que no nos pase lo que les pasó a algunos competidores en los juegos de beijing, en donde un atleta chino que se estuvo preparando físicamente por muchos años no pudo partir la carrera por lesión o el levantador de pesas que se excedió y se dobló con el peso encima. Esos casos fueron de poca cabeza y mucho cuerpo creo yo.

saludos

jaime

Responder

Hola Raul!

Me encanto este post. Tambien soy adicta a los libros y me gusta que mi biblioteca refleja quien soy... Mas alla si los leo o no. Recientemente al mudarme la tuve que desarmar y alli encontre muchas "Ingrids" que fueron evolucionando con el paso del tiempo... La economista, la historiadora, la financiera, la de liderazgo. Algunas siguen vigentes, otras no tanto...

Sin embargo, creo que tu post alcanza tambien a otros tipos de informacion ya que hoy en dia estamos super bombardeados (TV, Cable, celular, pags web, blogs, diarios, revistas, carteles en el subte y en todos lados). Ahora tengo una Blackberry que por un lado me encanta ya que me permite aprovechar mucho tiempo muerto y por el otro, me invade un poco. Recibo aproximadamente 300 mails por dia de mis companeros del MBA con invitaciones, preguntas y datos utiles... Al principio me dedicaba a leerlos todos, ahora decidi mandarlos todos a una carpeta y escanearlos 1 vez por dia a ver si algo me llama MUUUCHO la atencion... Que es lo peor que puede pasar? QUe me pierda algo? Si es realmente importante, probablemente me entere por otro lado y si no lo hago, he decidido correr el riesgo, ya que los costos de mantenerme 100% informada son simplemente muy altos.

Carinos,

Ingrid 

Responder

...decía Joan Manuel Serrat. Y Einstein decía que leer servía, pero cada cierto tiempo había que cerrar los libros para que la semilla germinara en la mente. Creo que Einstein tenia razón: leer debe ser algo asi como una lluvia en el espíritu, no como un diluvio que ahogue las propias ideas.

Quizás por eso las dictaduras, conscientes de todo esto, quisieron ayudarnos, quemando los libros. Quién sabe.

Responder

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar