Integración Cognitivo Corporal. El relato de la experiencia

En un post anterior, hice el link al relato que un alumno al que había recomendado la experiencia, sobre esta mirada y esta práctica. Repito lo que escribí en ese momento

Cada vez que lo he hecho, me queda la sensación de no haber dado cuenta de la riqueza de su enfoque. Por eso, quiero aprovechar la rica descripción que hace un alumno de su experiencia en un taller para dar pistas de ese trabajo con las emociones, y su caracterización de nosotros en seres explicativos (la influencia del intelecto), motrices (la orientación a la acción) y relacionales (la orientación a las relaciones).

Hoy cuento con un nuevo relato, distinto y complementario al anterior, proviene de una amiga, periodista, incursionando como escritora, y que incursiona también en estas nuevas fronteras Reproduzco sus notas del taller con Carmen Cordero con su autorización

Redes Atencionales.-

El trabajo del taller es con el cuerpo.-

Conectarnos con las experiencias sensoriales nos cuesta mucho.

En este trabajo nada "TIENE QUE PASAR". Lo importante es lo que ME PASA, como miro lo que NO ME PASA. Cada cual tiene una búsqueda distinta, lo importante es estar "en lo que hay" y no en lo que tendría que pasar.

La emoción es lo que nos relaciona con el entorno. No hay ningún ser vivo que no "emocione", éstas ahí y aparece, no porque se haga un "análisis". El cuerpo da un contexto para la preocupación. Ej.: siento la garganta apretada.

Lo que me ocurre está relacionado con mi historia, con lo que ha vivido mi cuerpo, que tiene un ordenamiento muscular que aprendió a tener, asociado a una sensación. Se genera una "sensación histórica". Es importante entonces mirar lo que me pasa, porque esas configuraciones musculares son mecánicas, no las elijo. Automáticamente me paro de la misma forma.

Mientras en el lenguaje puedo hacer cambios o modificar las cosas, el cuerpo es repetitivo, recurrente, hace siempre las mismas operaciones, es latoso. Entonces "me salgo del cuerpo", me voy a la cabeza.

Entiendo que, como, cuando, porqué, pero vuelvo a la misma sensación motora.

Mi cuerpo responde "aceptando" las instrucciones, y por ejemplo si siento un dolor en la parte alta de un brazo- que ya antes había sentido- me cuesta darme cuenta cual es la sensación de "soltar", que es la que me produce una sensación agradable.

Hay entonces una genética que te lleva a ser de una forma, una historia que me lleva a mi particularidad, a mi identidad. Esa identidad es corpórea, no solo psicológica.

Interesa lo que es, no lo que no es. Hay que cambiar el "querer saber" como en el caso de los explicativos- por el querer sentir.

Nuestras "redes atencionales" nos llevan a 4 disposiciones básicas: Tristeza, miedo, rabia, alegría. Todos tenemos todas las redes, pero tenemos prevalencias, que se van generando a los 3 o 4 años. Los mecanismos motores, los circuitos, se "baipasean", y así se mantiene una prevalencia. Nadie es de un tipo solamente. Todos tenemos creatividad"

Uno puede cambiar la red. Para ello debemos conocer "entrenar" la correlación motora con esa sensación.

La pena es la disposición que se activa cuando controlo una relación, afuera...

Es a lo que recurre, "lo propio".

Hay que buscar un lugar nuevo para mi identidad, peleando con relación a...

La pena es la emoción de la transformación. Si estoy en una transición, voy a tener pena...

es un pensamiento reflexivo, que me incluye.

Desde esta configuración, la pena es de restitución, suelta la musculatura.

Por ejemplo los artistas tienen "previsto" esto-en debajo del agua- necesitan sentir, y no salen al mundo sino que se van hacia adentro.

No se tiene una musculatura "sostenida", pero el cuerpo las tiene, todos la tenemos.

Hay que soltar el control, el sobrecontrol, para así movernos con una plasticidad mayor, una plasticidad conductual y también emocional.

Si me quedo en la pena, me deprimo. Tiene que ver con los límites. Está ahí, se actualiza, y cuando se mueve va a venir un alivio, se experiencia la "reterocepción?

El miedo tiene como mecanismo básico el control. Los explicativos pasan por alto lo orgánico, operan en la cabeza.

No se tiene pena y rabia al mismo tiempo, con el mismo cuerpo. Es imposible porque se usan los mismos músculos. Con el "deber ser" se bypasea la rabia. Para existir los seres vivos necesitan le miedo, ahí está el control que tiene que ver con el entrenamiento que focaliza...

(M.E.: "No sé manejar mi musculatura para sentir rabia". Aflora rabia o impotencia?

Debo aprender a tomar placas musculares, porque la rabia es una fuerza hacia el entorno, necesaria para que los seres tengamos un "nicho". Si no "tomo" el músculo, no voy a saber poner límites, cuando es el cuerpo el que pone el límite, no es cuando digo NO. La rabia es constructiva).

La emoción más ordenada muscularmente es la rabia.

El motriz no aprende el orden, "lo ve", siente el entorno. La rabia es una sensación orgánica que ordena el cuerpo y la cabeza, genera ambientes armónicos, estéticos. Es precisa, va a tener un foco -puede matar- pero es sano mover esa fuerza. La inteligencia práctica es de acá. "me subo a un árbol sin caerme",

El miedo hace que tengamos un juicio muy negativo de la rabia.

Pero es una sensación gozosa. La base del yo es el tacto. El goce orgámico es físico. El orgasmo, Freud...

El motriz es auto referente, le cuesta ver como es el otro, no por maldad o por agresividad.

Actúa sin pensarlo, sin dar/se? explicaciones. El cuerpo goza el movimiento. Conectarse con el cuerpo es liberador. No sienten malgenio. La fuerza contenedora de un motriz es enorme. Tienen "osadía" que hace que se relajen. Tienen presencia física. No echa de menos el lenguaje.

Los explicativos hacen que la rabia pase a un "enojo" o a un mal genio. Sienten mucho enojo, no rabia, y sacan la rabia con la ironía, hiriendo.

La "propiospección conciente" produce? un cambio de tonicidad en un circuito neuronal que anulamos. Debemos movernos desde el"puedo hacer" y no desde el "debo hacer".

No sale la voz, se aprieta la garganta...

La alegría es la emoción que más cuesta. Es el reconocimiento del "otro". Es rico establecer esa relación con el otro, con el entorno. No preocuparnos con hacerlo bien..

La transición del cambio de foco de atención puede costarnos. Para hacerlo, debemos revisar las expectativas primero, antes de, parar y entonces seguir...

|

Comentarios

necesito contactar con carmen cordero de la terapia corporal, me pueden ayudar?  gracias

Responder

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar