Educando nuestra capacidad para vivir las emociones

En el post Viviendo las emociones. Rechazo o adicción, Soledad Vial comenta su adicción a las emociones y la equipara a la adicción a la respiración.

Siguiendo la línea argumental del post anterior, podemos decir que Soledad reclama su adicción a estar viva, alerta a sus emociones, a diferencia de ese estado alertargado en que muchas veces nos encontramos, en que mas que vivos, lo que estamos es sobreviviendo.

Así las distincias emociones que reconocíamos en el post, son sólo distintas formas de estar vivo, y en una predisposición a acciones distintas según la emoción en que nos encontremos.

En el mismo post, Nicasio Cova me corrige y me indica es Rafael Echeverría quién indica que las emociones son predisposiciones para la acción, mientras que Humberto Maturana indica que son disposiciones corporales que especifican el dominio de acción.

Esta diferencia me permite volver sobre el tema de las adicciones, si es una disposición corporal, no me parece llamarle adicción, y prefiero reservar ese término, para reflejar nuestra dependencia de factores externos para generar la emoción que requerimos, cuando queremos arrancar de ese estado apegado en que nuestra emoción no aflora.

Factores externos como el que indicaba en el el peligro de la adicción a la adrenalina. Y precisamente el que las emociones sean disposiciones corporales es que permite el entrenamiento del cuerpo en su capacidad para experimentar las emociones que requerimos, entrenamiento muscular según la bióloga Carmen Cordero.

Esto implica que podemos prescindir de los estimulos externos de los cuales si podemos convertirnos en adictos. Otra aproximación de entrenar mi cuerpo en predisposiciones corporales, que me ha tocado conocer y disfrutar, ha sido a través de Daniel Taroppio que ha desarrollado la danza primal, destinada esta vez a energizar los centros energéticos del cuerpo, basado en la milenario concepto de los chacras.

Otras aproximaciones son: la práctica del teatro, yoga, artes marciales, etc, donde nuestro cuerpo se expande, flexibliza, permitiendo así nuevas acciones. Surge así la posibilidad apasionante de entrenar nuestro cuerpo para sentir mas las diversas emociones, entrenamiento al cual hacía referencia en el post anterior, sin necesidad de fuertes estimulos externos.

|

Comentarios

[...]   Muchas veces al vernos nos preguntan: ¿te pasa algo?…."no, nada", respondemos un poco extrañados…al parecer, muchas veces nuestro rostro no refleja adecuadamente nuestros estados de ánimo o lo que es peor, muchas veces no sabemos reconocer nuestros propios estados de animo….es decir caminamos por la vida en la inconciencia. Si nuestros estamos de animo, determinan acciones y la forma en que miramos el mundo, evidentemente algunos estados de animo nos anularan posibilidades y otros, en cambio, nos abriran oportunidades. Por eso la importancia de reconocerlos, no sólo en los otros, sino por sobre todo en los propios: “Independientemente del lugar donde nos encontremos y de lo que hagamos, los seres humanos siempre estamos en algún estado de ánimo que comúnmente, no elegimos ni controlamos. Los estados de ánimo normalmente se adelantan a nosotros. Cuando los observamos, ya estamos sumergidos en ellos" (ECHEVERRIA, Rafael. Ontología del Lenguaje. Ediciones Dolmen, 1996. Pág.259)."En el dominio de la lingüística la herramienta más importante para observar los estados de ánimo se encuentra en los juicios, ya que generalmente todas las personas emitimos juicios en donde sacamos a relucir el estado de ánimo en que nos encontramos y éste generalmente se manifiesta en la forma en que concebimos el mundo. Con frecuencia damos nuestra opinión del mundo y del medio que nos rodea como si este mundo se nos presentara de una forma ya dada por el mismo mundo, pero no nos detenemos a pensar que esta percepción del mundo sólo se forma en nosotros mismos." (A.M Osorio P. & A. Espinosa, Universidad de los Andes, Bogotá, Colombia). Es importante reconocer que en la temporalidad de los Estados de Animo, hay una cierta prevalencia, una predominancia, que algunos denominan "caracter", pero aun estos razgos que parecen heredados, son posibles de modificar, aun cuando sean tan característicos como los de los 7 enanos de Blancanieves y los 7 Pecados Capitales(Gruñón es la ira, Dormilón es la pereza, Feliz es la envidia, etc.)…son posibles de ser cambiados por otros, especialmente cuanto practicamos los estimulos adecuados, como lo menciona el texto "Yo no trabajo por aplausos"…es importante reconocer los estados de animo, propios y ajenos…es esencial en el desarrollo de un equipo de trabajo, para que este equipo pueda implementar su estrategia y alcanzar sus objetivos. Cada vez se invierten más recursos en conseguir la identificación de los estados de ánimo y la tecnología está facilitando muchísimo este proceso. Desde el 2005, que los usuarios de Amena en España, disponen de Animo, un software de reconocimiento de estados de animo, basado en las características de la voz. Mas que categorizar los estados de animo en positivos o negativos, me gusta la definición de Fernando Flores : estados de animo que abren o cierran oportunidades. Entonces, me interesa que mi equipo esté en un estado de animo abierto a la captura de oportunidades…oportunidades de mercado, oportunidades de negocio, oportunidades de desarrollo, oportunidades de crear valor para la firma y para la sociedad. Es decir, crear valor privado, pero tambien crear Valor Publico. Les recomiendo leer también a Ricardo Román, con sus textos: La vida como lampara de Aladino y El Monje en el Laboratorio y a Raul Herrera con su post "Educando nuestra capacidad para vivir nuestras emociones" . [...]
Responder
[...] Me quedo con el compromiso personal de volver a ver la película, (y Secret la nueva pelicula del Dr Wolf que se anuncia), en especial la parte que nos cuenta de la adicción a las emociones, como estas se forman en redes neuronales en nuestro cerebro, según entendí, se forman por recurrencia, prácticas repetidas, y por tanto sólo por recurrencia, nuevamente prácticas repetidas, podemos generar redes neuronales que permitan las otras emociones que contrasten nuestras adicciones y por tanto nos generen plasticidad en nuestra vida, mi trabajo con la bióloga Carmen Cordero apunta en esa dirección de educar nuestra capacidad de vivir las emociones. [...]
Responder

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar